» » De cada vez que hablo me interrumpe. Disciplina Positiva para Familias.

De cada vez que hablo me interrumpe. Disciplina Positiva para Familias.

Publicado en: Educación, Familia | 0

Educar con amor, amabilidad y desde el respeto.

Edad 2 a 5 años y 5 a 8 años.

De cada vez que otro adulto me habla soy interrumpido-a, “si me suena el teléfono”, “si me saluda alguien por la calle”, “Si tengo una visita”, etc. ¿Te suena?

Tal vez necesitas entender a tu hijo-a, a ti mismo-a y la situación.

En ocasiones tu hijo o hija puede llegar a la conclusión equivocada de que no es  importante cuando tu atención se dirige a otra persona que no es el mismo-a.

Lo primero es entender que esta situación es algo totalmente normal.

Por lo tanto, vamos a intentar que con unas cuantas pautas puedas dirigir este pensamiento de manera tranquila y respetuosa, esta será la clave del cambio.

Nunca amenaces, aterrorices, te enfades o castigues a tu hijo o hija por esta actuación.

Yo te sugiero:

  1. Entre los dos y los 5 años de edad proponer a tu hijo o hija coger un juguete o un libro para estar a tu lado mientras hablas por teléfono, por ejemplo.
  2. Si tienes una visita, explícale que deseas pasar tiempo con él o ella antes de que llegue tu visita. Y que después desearás pasar tiempo con la persona que te va a visitar. Haz sentir a tu hijo-a querido, pero también debes de ayudarle a que aprenda a respetar tus tiempos. Si lo ves conveniente explícale a la persona que te va a visitar lo que quieres hacer.
  3. Para niños-as de 5 a 8 años; diles que quieres hablar por teléfono por ejemplo con tu amiga, y pregúntale que puede hacer mientras tú hablas por teléfono, de ese modo estará ocupado-a mientras tu dedicas tiempo a hablar con tu amiga.
  4. Dile a tu hijo o hija: es un problema para mí cuando me interrumpes mientras hablo, que te parece si hablamos cómo te sientes tú, como me siento yo y buscamos una solución,
  5. Hablarlo en la reunión familiar.

Nuestros hijos e hijas pueden aprender a que son amados y que son importantes. Que pueden cuidarse a sí mismos-as mientras respetan respeto y dan tiempo sus padres, pro ejemplo cuando estos hablan con otras personas.

Es importante que sepas que:

 

  1. Que tú te tengas en cuenta será el resultado para que otros-as te tengan en cuenta.
  2. Hablar del pensamiento que hay detrás de la conducta nos ayudará a acompañar a nuestros hijos e hijas de manera consciente.
  3. Explicar a tus hijos e hijas cómo te sientes y que necesitas les hará aprender a expresar lo que ellos piensan, sienten y necesitan.

Escrito por Laura Balado (Educadora de familias y aula en Disciplina Positiva, Coach familiar y Educadora Infantil)

Fundadora de Asociación Centro Cune.

 

Los comentarios están cerrados.